Estas en: Inicio » Colaboraciones » Unas fiestas para todos – Ángel Bernao Berruguete- Ed. 384

Unas fiestas para todos – Ángel Bernao Berruguete- Ed. 384

Unas fiestas para todos

ÁNGEL BERNAO BERRUGUETE

(escritor)

Si algo caracteriza las fiestas navideñas es, sin duda, su gran contenido familiar. Para los religiosos, creyentes, practicantes o no, han sido días de celebración de alegría y de oportunidades únicas que no suelen presentarse a lo largo del año.

Pero, además del importante y esencial contenido religioso, no cabe duda que el contenido social de estas fechas han llevado consigo unos momentos de unión, de solidaridad, de establecer gratos recuerdos entre compañeros y amigos, así como establecer una mayor intimidad y comprensión entre las personas, que es conseguir: ser felices.

Una tercera parte de las fiestas navideñas es el aspecto familiar: El encuentro con toda la familia, el comentar los acontecimientos de nuestra vida, juntarnos con los padres, hermanos, sobrinos y nietos que normalmente no es frecuente hacerlo, porque la vida diaria hace que las personas, salvo raras ocasiones, se encuentren en lugares desplazados del origen familiar paterno.

Otra cuarta parte del contenido de dicha identidad es el alimenticio. Sí, no hay que olvidarlo; las comidas continuas, sucesivas, entre compañeros, amigos, antiguos alumnos, familia y demás compromisos buscados o necesarios confeccionan un menú de difícil digestión y de dinámica amplitud.

En el apartado número cinco establecemos las compras para las comidas propias de las familias, donde se elige lo mejor -dentro de lo posible-, o en otras ocasiones lo deseado, lo novedoso, que implica un añadido desembolso económico no habitual.

El sexto apartado del largo periodo de celebraciones lleva consigo los gastos en regalos: obligados o no, pero que en definitiva originan unos gastos ¿necesarios? que llevan a un dispendio económico que, aunque previsto, sus previsiones normalmente pasan de lo habitual, como es lógico. Porque a estos gastos en obsequios o regalos a amistades o amigos se unen los propios: algún capricho que hemos deseado hace que, en algunos casos, nos proporcionemos algún obsequio personal y deseado desde hace tiempo, buscando la excusa de que por uno más no pasa nada, porque el bolsillo no sabe hablar… ¡que si hablara!.

El séptimo apartado son los regalos propios de la fiesta de Reyes. Regalos a los hijos, a los esposos/as, madres/padres, bien es cierto que también nosotros somos obsequiados con otros regalos de los mismo nombrados anteriormente.

En octavo lugar, aunque no en todos los casos, nos encontramos con los desplazamientos, ya que muchos tienen que ir a otras localidades. Lo que supone viaje, estancia y gastos añadidos.

No sé si se me olvida alguna novena situación, pero en mayor o menor grado de ejecución de los apartados sociales que conlleva la Navidad, lo cierto es que una fiesta tan arraigada en España y de tantos contenidos emocionales que producen los dos efectos contrapuestos: por un lado una inmensa alegría y de otra parte tristeza, porque nos gustaría poder vivir siempre en estas situaciones sociales y familiares y eso es algo muy difícil de conseguir en nuestro agitado y revolucionado vivir diario, pero, almenos,  conseguimos pasar unas fiestas – eso sí, agitadas, dinámicas y revolucionadas- siempre inolvidables y que conservamos en todo momento en nuestros mejores recuerdos.

63a

Con estos bagajes y estos alterados y disparatados días nos queda la alegría de haber disfrutado de la felicidad compartida de amigos, compañeros y familia, así como los actos religiosos y la conmemoración de la Navidad que al fin y al cabo y en definitiva están basados en acontecimientos de los católicos.

Cuando regresemos a nuestro hogar: con mermados recursos económicos, con algún peso de más, con el incremento de alguna pastilla, no podremos olvidar las felices fiestas celebradas en el 2016.

Así que no demos negatividad a las ocho anotaciones apuntadas y acordémonos simplemente de que estas Navidades hayan sido las más felices de todos los años.

Si además son premiados con algún sorteo de las dos loterías tan afamadas en España, me alegraría muchísimo y espero me avisen para poder compartir tanta felicidad con ustedes. Dispongo de teléfono fijo y móvil, internet con twiter, correo electrónico, dirección fija, linkedin y otros más. GRACIAS.

*EDICIÓN 383

Autor

Numero de entradas : 10232

Deja tu comentario

Accede para comentar logged in

© 2019 Revista Pasos

Scroll to top