Estas en: Inicio » Nutrición » Semana mundial de la lactancia materna – Sara Jiménez Huertas – Ed.382

Semana mundial de la lactancia materna – Sara Jiménez Huertas – Ed.382

Semana mundial de la lactancia materna

lactancia

SARA JIMÉNEZ HUERTAS
(dietista y nutricionista en Clínica Fanara)

Las semanas pasadas (del 1 al 7 de agosto) se celebró la semana mundial de la lactancia materna. Con ello, se quería concienciar a la gente y hacer ver que la lactancia materna es un acto natural que puede llevarse a cabo en cualquier sitio, siempre que la madre lo desee.

En la actualidad, tenemos presente el cuerpo desnudo de la mujer de manera muy presente en la publicidad, en los medios de comunicación… pero cuando se trata de una madre amamantando a su hijo en plena calle, está mal visto e incluso es recriminado. Muchas madres han sido incluso insultadas por dar de mamar a su hijo en un banco del parque.

Este es el principal motivo de la semana mundial de la lactancia materna, nos hace más conscientes de que es un proceso tan natural como el comer todos los días.

Además de esto, también nos han ido informando de los beneficios que aporta la lactancia materna, tanto para la madre como para el bebé.

Después de la experiencia del parto, y si ella lo desea, a la madre le toca amamantar a su bebé para transmitirle múltiples beneficios a su salud.

Si la madre decide dar el pecho a su bebé, tiene menos probabilidad de sangrado después del parto, disminuye el riesgo de padecer diabetes tipo 2 (si se ha padecido diabetes gestacional durante el embarazo), aporta beneficios psicosociales, además reduce la probabilidad de padecer cáncer de mama. También es menos costosa que las leches de fórmulas que encontramos en el mercado. El cuerpo de la mujer lo produce, no hay nada más barato.

Por otro lado, el bebé también obtiene muchos beneficios de tomar el pecho en esta etapa tan crucial para el crecimiento. Si un bebé toma el pecho desde el comienzo de su vida se reduce la predisposición a enfermedades respiratorias, al igual que se reduce la probabilidad de padecer obesidad y diabetes de adulto. A través del pecho, la madre proporciona defensas inmunológicas y estimula el desarrollo de su sistema inmune (le proporciona defensas, tan importantes en esta etapa). La leche materna tiene efecto laxante y sienta muy bien al sistema digestivo del bebé, además previene alergias futuras y ayuda a adaptarse mucho mejor a la alimentación sólida cuando se decida dejar la lactancia materna. Y lo más importante, se crea un vínculo muy fuerte entre la madre y el hijo que con las leches de fórmulas no se consigue.

Existen múltiples beneficios que hacen que la lactancia materna sea imprescindible en los primeros meses de vida. Toda madre es libre de tomar la decisión de dar el pecho a su hijo o no, pero siempre se priorizará la lactancia materna frente a las leches de fórmulas por los beneficios que hemos comentado.

El tiempo que una madre tiene que dar el pecho está a su elección y a la de su bebé. Si el niño demanda el pecho, podemos dárselo siempre que lo deseemos.

Lo ideal y aconsejado es que la lactancia materna sea exclusiva hasta los seis meses de edad. A partir de esa edad, podemos ir introduciendo la alimentación sólida (hervidos) y complementando con la lactancia materna.

No nos debe preocupar si estamos seis meses dando el pecho a nuestro hijo por si le puedan faltar nutrientes para su desarrollo, la lactancia materna cubre estos requerimientos totalmente. Sí que es verdad que a partir de los seis meses de edad es aconsejado comenzar con la comida sólida para que el niño comience a familiarizarse con la comida que comemos nosotros.

Además, cuanto menos tardemos en introducir los diferentes alimentos, menos riesgos de alergias presentará el bebé.

No es aconsejado dar a probar los frutos secos antes del año de edad por riesgo de atragantamiento, pero después de cumplir el año de vida, podemos ir introduciendo poco a poco este grupo de alimentos y probar si existen alergias o intolerancias.

Como vemos, la lactancia materna se debe dar en exclusiva hasta los seis meses, incluso dárselo a demanda, hasta que la madre y el bebé decidan.

Gracias a esta semana mundial de la lactancia materna, conocemos un poco más los beneficios de este proceso y somos más conscientes de que se trata de un proceso natural, en el que el bebé está comiendo, al igual que lo podemos hacer nosotros, y debemos respetarlo.

* EDICIÓN 382

Autor

Numero de entradas : 10221

Deja tu comentario

Accede para comentar logged in

© 2019 Revista Pasos

Scroll to top