Estas en: Inicio » Agricultura » Indignación por los precios de la uva

Indignación por los precios de la uva


La vendimia 2018 en Castilla-La Mancha ha sido tardía, aunque con buenas perspectivas debido a la calidad y a la cantidad, al registrarse un veinte por ciento más de entrada en las bodegas que en 2017, si bien los viticultores han mostrado su indignación por los bajos precios. Esta cosecha ha sido calificada de clásica, similar a las que se recogían hace tres décadas.

Se estima que la recolección va a superar los 3.500 millones de kilos de uva, equivalente a unos 27 millones de hectolitros de vinos, lo que va a suponer un aumento por encima del veinte por ciento respecto al año pasado, si bien, hasta que en enero no se haga la declaración de cosecha, todo son estimaciones. En cualquier caso, la entrada del producto en las principales bodegas evidencian este incremento, como es el caso de ‘Virgen de las Viñas’ de Tomelloso, con 300 millones de kilos, seguida de ‘Jesús del Perdón’ de Manzanares, ‘El Progreso’ de Villarrubia de los Ojos o ‘Cristo de la Vega’ de Socuéllamos, las cuales han recibido 145, 100 y 95 millones, respectivamente.

Otra de las particularidades de esta recolección, ha sido su entrada escalonada en las bodegas, dado que la mayor parte de los viticultores han retrasado unos días la recolección para alcanzar más grado gourmet. En concreto, se inició a finales de agosto con las variedades más tempranas de uva blanca, como Chardonnay, Moscatel, Verdejos y Sauvignon Blanc, prosiguiendo con el Tempranillo y el Airén (la más cuantiosa); la tinta arrancó con Petit Verdot y Tempranillo, para concluir a mediados de octubre con Cabernet Sauvignon.

CANTIDAD Y CALIDAD

Centrados en la calidad de la uva, tras unos comienzos titubeantes y con cierto temor por la irrupción de tormentas en algunos puntos de La Mancha, el calor en las últimas semanas ha permitiendo que el fruto entre sano, con buen equilibrio entre dulzor y acidez, gracias a las lluvias de invierno y primavera, si bien la media de grado gourmet ha sido bajo (11 para la blanca y 12,5 para la tinta) debido a un verano poco caluroso.

Según fuentes de la Interprofesional del Consejo Regulador de la Denominación de Origen ‘La Mancha’, que controla 150.000 hectáreas, el grado ha dependido de las zonas, llegando a 12,5 para algunos moscaleteles, 11 y 12 el Airén, 13 Sauvignon Blanc y 14 los tempranillos. 

Cabe señalar que, esta región es líder en superficie de viñedo, al contar con 433.616 hectáreas y 87.653 explotaciones, que producen un ochenta por ciento de uva blanca y el resto de tinta, teniendo en cuenta la implantación del viñedo en espaldera, ya que permite una mecanización casi integral de las labores de cultivo, vendimia incluida, con el consiguiente ahorro económico, unas faenas imposibles en la viña baja.

En cuanto a los precios de la uva, este año han mermado entorno al veinticinco por ciento respecto a la campaña anterior, tanto es así, que el Airén ha alcanzado las 3 pesetas el kilo/grado (equivalente 0,0180030 euros), mientras que el Tempranillo 3,65 (0,020735), unas cotizaciones del vino lastradas por los grandes volúmenes y por el escenario internacional. No obstante, el color (especialmente en los tintos), la buena acidez y los intensos aromas frutales, muy apreciados en los mercados exteriores, hacen que las bodegas sean optimistas para poder comercializar los vinos, especialmente en los mercados exteriores.

Por otro lado, la vendimia ha necesitado de unos veinticinco mil temporeros (un alto porcentaje marroquíes, latinoamericanos y rumanos), lo que ha supuesto alrededor ochocientos mil jornales cuantificados en 55 euros, mientras que los contratados a destajo han rondado los 110 euros día.

Autor

Numero de entradas : 10176

Deja tu comentario

Accede para comentar logged in

© 2018 Revista Pasos

Scroll to top