Smiley face
Estas en: Inicio » Noticias » Eugenio Poveda, fallecido en extrañas circunstancias

Eugenio Poveda, fallecido en extrañas circunstancias

 

Eugenio Poveda,

fallecido en extrañas circunstancias

 

        Uno de los suicidios que más ha conmocionado a la población es el de Eugenio Poveda, tras encontrarse sin vida en su finca, como consecuencia de un disparo en la  cabeza. El primero en hallarlo fue su sobrino, quien alertó a las fuerzas de seguridad. Estas comprobaron que el fallecimiento lo provocó arma de fuego. 


        Los hechos sucedían al atardecer del 26 de febrero, cuando, supuestamente, el ganadero Eugenio Poveda Monreal se disparó en la cabeza, en el patio de su cercado de la prolongación ‘Ría de Vigo’, muriendo instantáneamente como consecuencia del impacto que le produjo la escopeta de caza que utilizó para suicidarse.

        El primero en hallarlo, sobre las ocho y media de la tarde, fue su sobrino, que se había acercado a dar de comer a los perros, encontrándolo en el suelo junto a un enorme charco de sangre y la escopeta. A pesar del enorme impacto que sufrió, el joven optó por alertar del suceso, llamando a las fuerzas de seguridad. De este modo, se personaban inmediatamente efectivos de la Guardia Civil y Policía Local, quienes verificaban lo sucedido y avisaban al Juez de Guardia, que, al poco tiempo, fue quien ordenó el levantamiento del cadáver. 

        Tras practicarle la autopsia y pasar veinticuatro horas en el Tanatorio ‘San José’, recibía cristiana sepultura ante el dolor de familiares, amigos y cientos de vecinos que acudieron para darle el último adiós a este hombre. Los presentes no llegaron a entender los hechos.

        Cabe destacar que, horas antes de que se produjera el fatídico incidente, parece ser que el malogrado estuvo junto a un familiar, realizando tareas de pastoreo en su finca ‘San Vicente’, en la carretera de Alcázar de San Juan (donde tiene cientos de cabezas de ganado). Después le indicó que se iba a realizar unos trabajos al lugar de los hechos.

        Eugenio Poveda, de cincuenta y dos años, vivía y era natural de Tomelloso. Todos los comentarios sobre su persona han coincidido en la calidad humana que tuvo, dadas las buenas relaciones sociales mantenidas, sin olvidar su trabajo y profesionalidad que demostró desde niño. Además, su compromiso y cercanía con el pueblo fue más allá de las palabras, como se vio durante el tiempo que permaneció en la junta directiva del Casino ‘San Fernando’.

Autor

Numero de entradas : 10268

Deja tu comentario

Accede para comentar logged in

© 2020 Revista Pasos

Scroll to top