Estas en: Inicio » Agricultura » Araceli Olmedo deja la presidencia de la ‘Masa Mancha Occidental II’

Araceli Olmedo deja la presidencia de la ‘Masa Mancha Occidental II’

parte de el Guadiana.

Después de llevar cerca de tres décadas al frente de las aguas subterráneas del Guadiana, la presidenta de la ‘Masa Mancha Occidental II’, Araceli Olmedo, ha decidido dejar su cargo tras haber cumplido con el proceso de transformación de las veintiuna comunidades de regantes en masas de agua y por darle paso al relevo generacional.

P. ORTIZ

Haciendo un pequeño recorrido, Araceli Olmedo recordó cuando, en 1989, fue elegida presidenta de la Comunidad de Regantes del Acuífero 23, término Alcázar de San Juan (donde tenía sus explotaciones agrícolas). Aquellas elecciones participaron los regantes, los agricultores y los políticos, «ahora, lo curioso fue ser la primera candidata que ganó a los socialistas, tras recibir el respaldo mayoritario de los comuneros».
A partir de ese momento, Araceli siempre ha contado con el apoyo mayoritario e «incluso ahora, durante el tiempo que lleva existiendo la Comunidad de Usuarios de Aguas Subterráneas de la ‘Masa Mancha Occidental II’, al permitirme encabezar esta transformación. En concreto -aclaraba-, antes representaba a mil quinientos regantes y ahora a diez mil, que cultivan más de cien mil hectáreas».

Araceli Olmedo siendo entrevistada por Pablo Ortiz, director de PASOS digital.

Respecto a la próxima asamblea a celebrar el 15 de enero, convocada para elegir nueva lista, «la sorpresa ha sido que no se ha presentado nadie, lo que nos obligado a preparar una candidatura de consenso, estando formada, principalmente, por regantes y empresario con explotaciones». En este caso, «mi sustituirá José Joaquín Gómez, conocido bodeguero de Socuéllamos, quien se ha comprometido a continuar con la línea de trabajo que venía llevando a cabo mi Junta para defender la Masa y sus recursos, además de estar en periodo de constitución de una Federación, formada por las siete comunidades generales de las masas del Guadiana, con el fin de buscar la unión y estar preparados para posicionarse ante la Confederación Hidrográfica del Guadiana y otras instituciones».
En poco tiempo habéis abierto una red de oficinas en la mayor parte de los pueblos que afecta a la ‘Masa Mancha Occidental II’, donadas en precario por los respectivos ayuntamientos. «Efectivamente, porque nuestra intención es dar un servicio más cercano a los regantes, ya que hemos contratado personal, bajo el control de un gerente, para solucionar cualquier problema o duda, más aún cuando disponemos de una red conectada con la sede central en Alcázar de San Juan. Esto supone -añadía- evitar viajes innecesarios y darle más agilidad a cualquier asunto».

Durante el acuerdo de cesión de la oficina en Tomelloso, entre Araceli y la alcaldesa de Tomelloso, Inmaculada Jiménez, en compañía de otros representantes.

En el exterior de una de las oficinas de ‘Masa Mancha Occidental II, abiertas para atender a los regantes.

Hace unos años no eras partidaria de las masas de agua. «Es cierto, porque no ser imprescindible para los regantes y porque era consciente de que podíamos perder dotaciones de agua». Además, «tras la desaparición de las comunidades de regantes, se han tenido que cerrar oficinas y despedir a un gran número de personas».
En cualquier caso, «estoy satisfecha de cómo ha quedado, finalmente, la nueva organización -señalaba-, si bien pienso que fue un capricho de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, cuando gobernaba el Partido Popular, que la previsible intención de convertir nuestras aguas privadas en públicas».
Otra de las cuestiones es el estado del Acuífero 23, porque la Confederación habla de contaminación y la necesidad de ahorrar agua. «Considero que el Acuífero está en una situación óptima, tanto en cantidad como en calidad. En relación a la minorización de dotaciones -subrayaba la Presidenta-, no entiendo cómo se puede hablar de reducirlas en La Mancha (una tierra seca y con escasa pluviometría), cuando solo se nos asigna 2.000 metros cúbicos de agua por hectárea para herbáceos y 1.500 para leñosos, mientras que en el resto de España se llega a conceder entre 6.000 y 10.000 metros».
Sobre si podría haber cierta contaminación de las aguas subterráneas, Olmedo considera que es imposible hablar sobre ello, porque «no existe una red piezométrica y, por lo tanto, no hay un seguimiento de mediciones. Por contra -agrega-, la Administración hace caso omiso de nuestros estudios».
En definitiva, Olmedo Serrano insistía en que «el agua no tiene siglas políticas y las comunidades de usuarios las forman ciudadanos libres para votar, teniendo en cuenta que, los regantes, cada día estamos más unidos».
Otra de las cuestiones es que la Comunidad de Usuarios de Aguas Subterráneas de la ‘Masa Mancha Occidental II’, en breve, va a cambiar su domicilio al Centro de Empresas de Alcázar de San Juan. «Naturalmente, porque pertenece a la extinguida Comunidad de Regantes, lo que nos obliga a vender el edificio». Para hacer esta operación, «tenemos una junta encargada de repartir entre los regantes el remanente existente y el dinero conseguido por la venta del local, sin olvidar que una parte del capital debe ir destinado a instituciones sociales, según lo indican los estatutos».

Autor

Numero de entradas : 10210

Deja tu comentario

Accede para comentar logged in

© 2019 Revista Pasos

Scroll to top